El mantenimiento de una piscina desmontable

El mantenimiento de una piscina desmontable es muy sencillo. Hay que tener en cuenta el nivel de pH, el cloro, el antialgas y el floculante.

El tratamiento de una piscina desmontable es muy sencillo. Sólo hay que tener en cuenta algunos términos y mantenerlos correctamente. Por ejemplo, tenemos que estar pendientes de pH, del cloro, los alguicidas y el floculante.

El primer aspecto que tenemos que controlar es el nivel de pH. Este parámetro nos indica si una sustancia es ácida o básica. En una piscina, el nivel adecuado se encuentra entre el 7,2 y el 7,6. En el caso de que la piscina no se mueva en ese margen deberemos utilizar productos que lo aumenten o lo reduzcan.

El nivel de pH de una piscina desmontable debe medirse todas las semanas. Si los niveles no son los adecuados, los productos químicos que se utilicen en la piscina no actuarán correctamente. Esto se traduce en la aparición de la temida “agua turbia”, el olor a cloro o la formación de algas.

Otro de los parámetros que hay que vigilar es el cloro. Es decir, el producto que impide el crecimiento de microorganismos en el agua. Los niveles de cloro deben estar entre el 0,6 y el 1,5 ppm (partes por millón). Esta dosis dependerá del volumen de la piscina y se deberán tener en cuenta las recomendaciones del fabricante.

Sobre todo durante el verano, el control del cloro se debe llevar a cabo semanalmente. Además, es importante que la medición se lleve a cabo cuando la piscina haya sido utilizada por muchos usuarios.

Por otro lado, para prevenir la formación de algas en la piscina se debe utilizar un producto alguicida. Se recomienda tratar la piscina con antialgas una vez por semana sobre todo cuando las temperaturas son altas.

Sin embargo, cabe destacar que este producto no elimina las algas que ya han proliferado sino que previene su aparición. En el caso de que éstas ya hayan aparecido en la piscina será necesario realizar un tratamiento de choque.

Por último, el floculante hará que las partículas de suciedad que flotan en el agua se vayan al fondo. Así, es más sencillo recogerlas con el limpiafondos. Para realizar este proceso, deberemos desconectar la depuradora.

Es recomendable que los productos químicos se utilicen al final del día, cuando los bañistas ya no estén utilizando la piscina.


26 junio, 2017