Agua de piscina verde: causas y tratamiento

El agua de piscina verde normalmente está causada por la formación de algas.

Si el agua de tu piscina presenta alguno de estos tres colores este artículo te irá de perlas. En él vamos a explicar las causas y las posibles soluciones para convertir el agua de piscina verde, marrón y blanca en un agua limpia y cristalina. Atención a los consejos que indicamos a continuación.

¿Por qué está el agua verde? ¡Necesito soluciones!

La formación de algas suele ser la causa más común del agua de piscina verde. La temperatura del agua y del ambiente en verano hace que estos microorganismos se encuentren cómodos y puedan manifestarse. De ahí que tiñan el agua de un color verdoso. Por otro lado, la presencia de cobre en el agua también suele tener este efecto.

En definitiva, la propia instalación nos está indicando que debemos hacer un mantenimiento más exhaustivo. Si, irremediablemente, la formación de algas está en un estado avanzado, no te preocupes. Se puede solucionar.

En primer lugar es necesario medir el pH de tu piscina y corregirlo en caso de que éste estuviera alterado. Recuerda que el valor del pH debe estar entre 7,2 y 7,6.

A continuación, se debe realizar lo que se llama una cloración de choque. Tendrás que añadir cloro a la piscina, unos 10-15g por cada metro cúbico de agua. Hay que tener en cuenta que cuando se aplique este tratamiento no se debe nadar hasta pasadas 24 o 36 horas.

Una vez realizada la cloración es importante añadir floculante al agua para eliminar las partículas más pequeñas. Este producto deberá reposar toda la noche. Una vez transcurrido ese tiempo sólo tendrás que aspirar la suciedad del fondo de la piscina y… ¡listo! Tu piscina gozará de nuevo de un agua cristalina y limpia.

Importante: para que este desagradable color verde no vuelva a aparecer en tu piscina es recomendable el uso de un producto alguicida.


27 junio, 2017